Palabras mayores
Logroño, noviembre 2017
Tercera edición
ISBN 978-84-15862-37-6
368 págs., 14x21 cms.
Encuadernación: rústica con solapas
PVP: 22,00€
Precio web: 20,90€

Palabras mayores

Un viaje por la memoria rural

Durante medio año Emilio Gancedo se echó a la carretera y pacientemente hizo un recorrido por la diversidad y heterogeneidad de lo que hoy llamamos España. En su camino se encontró y charló largo y tendido con personas vinculadas al medio rural, todas ellas cultivadoras de recuerdos, ejemplos comprometidos con la memoria viva. Fruto de ese trabajo es Palabras mayores, una suma de historias, recuerdos, anhelos y enseñanzas de una generación, los nacidos antes o inmediatamente después de la guerra civil, a quienes prácticamente hemos dejado de escuchar; un libro que rescata muchas experiencias y enseñanzas útiles para el presente de unas gentes extraordinarias que pasaron en pocas décadas del Neolítico a Internet.

[...] —¿Cómo era aquella casa, Progreso?
—Era una casa mu grande, mu grande, mu grande; mira si era grande que mi hermano, mi padre y yo, dormíamos juntos en la misma cama, y mi hermana en la otra.
—¿Teníais luz en aquella casa, Progreso?
—Sí, había luz… cuando era de día se veía estupendamente.
—¿Y había escuela, Progreso?
—Escuela sí había, pa los niños… pa los niños que iban a ella.
—¿Matábais algún marrano en casa, Progreso?
—… Nosotros es que no teníamos esa costumbre.

Manejar un ingenio así tiene aún más mérito cuando las cosas a las que alude no tienen maldita gracia. Quizá el tiempo, eterno bálsamo, le permite verlas hoy de esa manera, pero es ironía que deja la sonrisa torcida, y en la mirada filos que sugieren insondables cavilaciones. [...]

***

Se ha dicho:

«Éste es, a mi modo de ver, uno de los diez libros más importantes publicados en este país en los últimos años».—Julio Llamazares.

«Si Gancedo fuera norteamericano y este libro recogiese historias del interior de su país, hoy llevaría una pegatina en la portada que lo acreditaría como ganador del Pulitzer».—Sergio del Molino, ‘Revista Eñe’.

«Gancedo es maestro en encaminarnos hacia las palabras ajenas: una delicia en medio de la devaluación y estandarización expresivas imperantes (…) Se acompaña de un castellano valioso, una gozada, pues el autor confiere a sus reportajes un estilo literario que aúna gracia y finura hasta agavillar un libro espléndido en todos los órdenes, que, siendo extenso, se lee de un tirón».—Fermín Herrero, ‘El Norte de Castilla’.

«No todos los días se encuentra uno con un libro que tiene todo el sabor de los clásicos. Palabras mayores supone el admirable aterrizaje de Emilio Gancedo en el panorama literario nacional».—Héctor Escobar, ‘Revista Leer’.

«He aquí un paisaje de paisajes, cuidada literatura que conduce al lector a una reflexión sobre el individuo, su entorno y su memoria, y siempre por la ruta de ese destino que no es sino el propio camino recorrido».—Ignacio Helguero, ‘La Estación Azul-Radio Nacional’.

«La narración de todas estas experiencias vitales ofrece formas diferentes: semblanza, retratos, etopeyas, biografías… Estamos casi ante una sociología delicadamente humanizada».—Nicolás Miñambres, ‘Diario de León’.

«Una obra escrita con inexcusable lirismo, próxima sin duda a esos libros de viaje que ya no se han vuelto a escribir».—‘Cuadernos del Sur-Diario Córdoba’.

«Es lo que hay en este libro: sabiduría ancestral, vidas anónimas en las que encontramos más enjundia y más bondad que en las de cientos de personajes reconocidos».—César Prieto, ‘Efe Eme’.

«Probablemente, uno de los mayores puntos de interés de esta obra sea el ofrecimiento de una imagen compleja de lo simple y de lo cotidiano. Lo más evocador en el texto son las imágenes, aunque mundanas, desgarradoras de las vidas corrientes. Debemos agradecer este esfuerzo de mostrar historia viva de lo ordinario como relevante».—Francisco Fernández-Trujillo, ‘Juego de Manos’.

«Oído paciente, mirada noble, piernas incansables, lengua exquisita y gran corazón: Emilio Gancedo reúne los cinco sentidos del buen cronista».—Paco Cerdà.

«Palabras mayores supone un golpe en la conciencia de una sociedad, la nuestra, que hace tiempo que se ha olvidado ya de los viejos, convertidos en muebles inservibles y arrinconados en los salones de unas viviendas cuyo centro lo ocupa la televisión, o en el anonimato de las residencias».
«Que un joven periodista y escritor se haya preocupado de ellos y que lo haya hecho con la delicadeza y la calidad literaria con la que Emilio Gancedo ha trasmitido sus testimonios y sentimientos hace pensar que no todo está perdido».—Julio Llamazares, ‘La Nueva Crónica’.

Quizás también te interesen...